"Existen dos maneras de ser feliz en esta vida. Una es hacerse el idiota, la otra es serlo" Sigmund Freud

lunes, 13 de febrero de 2012

Lo que nadie te explicó

Desde que soy pequeñita he querido ser médico. Mis padres siempre me cuentan que con tres años ya ponía a todos los ositos de peluche en la cama, como si estuvieran en una sala de espera, y yo me ponía el fonendo de juguete, para pasarles consulta. Cuando ya estaban "diagnosticados" iba al baño y volvía con champús diciendo que eran jarabes. Es decir hacer esto, estudiar medicina, y llegar a ser una buena médico, es una de las cosas que más deseo (Por no decir la que más). 
En mi familia soy la única que ha elegido esta profesión, así que no tengo una persona que me advierta de lo que se me va a venir encima. El resto de cosas que sé; Horas de estudio, exámenes MIR y guardias son de comentarios o leídas por ahí. Ahora os dejo un relato de un residente que a mi,  me ha puesto la piel de gallina.




"Sesenta y seis años y muerto al amanecer del primero de enero, sin que a nadie le importe. Un sobre en el archivo, un nombre en el pliego del certificado de defunción."


4 comentarios:

  1. Lo había leido y también me dejó :O
    Está claro que hay cosas (muchas) que no nos enseñan en la facultad.
    Yo (afortunadamente ?) tengo las experiencias de mis padres (médicos ambos), así que algunas de esas -cosas que no te enseñan en la carrera- las he ido absorbiendo en casa.

    En fin, todavía nos queda un largo camino ... ;)
    ¿Tú ya sabes lo que quieres hacer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque puede parecer un poco pronto para decirlo, me encanta la cardiología. Hice prácticas este verano en el Hospital Central de Asturias y no podría explicarlo, es como si no pudiera dedicarme a otra cosa que a infartos, arritmias e insuficiencias.
      Es un lujo tener cerca a personas que te guíen aparte de los profesores de la Universidad. Me das un pelín de envidia sana jeje :^)
      ¿Tú sabes cual es tu especialidad?

      Eliminar
  2. Yo también lo lei en su día y la verdad es que te deja sin habla. Pero es la pura realidad. Como dice Irene, hay demasiadas cosas que no nos enseñan en la facultad.

    Yo también soy el primero de la familia, así que habrá que apoyarse en nuestras propias experiencias, ¿no?.

    Un besazo!

    PD. ¿Para cuándo mi abrazo? ^^ jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto... yo también hice retwitt a ese relato... es dan duro...
    Aquí otra "primera de la familia". Como dice MDoc, aprenderemos de nuestras experiencias, y de los compañeros que vayamos conociendo ^^

    Un besito!

    ResponderEliminar